¿Qué traer de México? ¡Por supuesto, una hamaca! Después de todo, esto no es solo un recuerdo útil, a diferencia de las figuras pintadas, sino también un detalle real de la vida mexicana. Especialmente los que viven en la Península de Yucatán. Pero para entender qué hamaca comprar y cómo elegirla, es necesario profundizar un poco más en la historia de este asombroso objeto.

Adquisición útil

Todos los indígenas de Yucatán dicen que la tradición de dormir en una hamaca es indígena y viene desde tiempos inmemoriales. Pero en realidad no lo es. La hamaca tiene en realidad unos 1000 años y ha cambiado de apariencia a lo largo de los años. Pero los españoles trajeron la hamaca a México. Les resultó difícil soportar el calor de Yucatán. Y a uno de ellos se le ocurrió la idea de utilizar una “cama blanda” que trajeron de Santo Domingo, una ciudad de la isla de Haití. La palabra “amak” en haitiano significaba “madera” o “madera”, y la hamaca en sí era algo así como una cuna hecha con la corteza de un árbol. La hamaca fue aceptada instantáneamente por la población local. Y hasta los indios más pobres dejaron sus camas de palos y se fueron a una hamaca. Es cierto que comenzaron a mejorarlo y cambiarlo. Al principio, las hamacas parecían redes de pesca y estaban hechas de hilo de heneken grueso (un tipo de cactus). Pero la tecnología ha mejorado a lo largo de los siglos, por lo que hoy en México se pueden encontrar muchas variedades. La hamaca de la Península de Yucatán es mejor conocida por su tejido de hilos de algodón y nailon. Esta combinación lo hace más conveniente. Esto es importante porque en Yucatán, a diferencia de otras zonas de México, una hamaca no es un mimo ni entretenimiento, sino una parte indispensable de la casa y la vida.

Leer  Festival de comida y vino de Los Cabos

¿Qué es una casa sin hamaca?

¿Por qué a los indios les encantaba tanto la hamaca? Hay varias razones para esto. En primer lugar, las hamacas ayudan a solucionar el problema de la vivienda en el pueblo. En una casa india, puede colgar muchas hamacas y organizar lugares para dormir para toda la familia numerosa. Y por la tarde, quítatelos, y la habitación se transforma. No como nuestras torpes camas llenas de espacio. En segundo lugar, la hamaca ayuda del calor: se cuelga en un tiro, entre dos puertas, y la persona que duerme en la hamaca está maravillosamente ventilada por ambos lados y se siente cómoda por la noche.

Y finalmente, otro detalle importante: hay muchas serpientes y otros reptiles en Yucatán. Y la persona que cuelga en el aire, se balancea y ronca es mucho menos accesible para ellos que acostada en cualquier cama. En Yucatán se pueden encontrar una variedad de hamacas. Por ejemplo, los más simples, tejidos con hilo heneken grueso, solo se ajustan a una persona. O los hechos de hilo fino de haeneken, generalmente están diseñados para dos y se consideran familiares. Estas son cómodas hamacas de Yucatán estándar que llevan el nombre del pueblo cerca de Valladolid donde se fabrican: Chamash. Las hamacas más caras de Yucatán están tejidas con hilos de nailon o algodón de fabricación inglesa y también están decoradas con borlas y patrones. Resulta ya una opción de lujo. Pero las hamacas no están hechas de seda; resulta que el hilo de seda no conserva su forma bajo la influencia del peso de una persona. En cualquier casa de Yucatán, desde la más sencilla hasta la lujosa casa señorial, las paredes tienen ganchos incorporados en los que se puede colgar una hamaca. Estos ganchos pueden ser simples o pueden ser una verdadera decoración. Se cuelgan ganchos de metal en forma de letra latina S, y los lazos de una hamaca ya están enganchados.

Leer  Una de las habitaciones más caras de México abrió en el resort de Los Cabos

Cada pueblo tiene un tejedor

Toda la Península de Yucatán está literalmente salpicada de hilos de colores y hamacas que salpican las playas, parques, balcones y jardines. Y dado que la necesidad de buenas nuevas hamacas no disminuye, casi todos los pueblos tienen su propio “tejedor de camas”.

Para garantizar que la producción no se detenga, una

la casa es rectangular, sin ventanas, con dos puertas pasantes. Tiene una máquina de “telar” (telar): dos palos con hilos estirados sobre ellos. El tejedor usa una aguja (lanzadera), que se parece más a un bote de madera plano con un agujero en el medio que sostiene una bobina por hilo. De hecho, se trata de una aguja de tejer con la que se enganchan hilos y se tejen patrones. Los colores de las hamacas son brillantes como siempre, sin embargo, como todo lo demás en México. Una buena hamaca es confiable (soporta hasta 180 kg), dura mucho tiempo, es cómodo dormir en ella (y no daña su postura, especialmente si escucha los consejos de los residentes locales y se acuesta un poco en diagonal). Por cierto, en las aldeas indias, como era de esperar, las parejas duermen juntas en una hamaca. Hay muchos chistes sobre esto en Yucatán, e incluso se ha publicado un libro de dibujos llamado “Gamakasutra”. Entonces, una hamaca es un gran regalo para los amantes. En general, estará en Yucatán, no se pasee por las tiendas de souvenirs, ¡vaya por una hamaca!

Nosotros recomendamos:

Guía de la Península de Yucatán

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *